Diseñan un cerebelo artificial para que los robots imiten la forma humana de manipular objetos