Modelos de simulación para supercomputadoras reemplazarían a los ensayos reales con armas nucleares