Robots autónomos contruyen un edificio de 6 metros usando 1.500 bloques