Identifican el mecanismo molecular que hace que las plantas adquieran su forma