Las plantas hacen cálculos aritméticos para no pasar hambre