Una simulación ayuda a comprender la aparición de la vida a partir de materia inerte