Una solución de agua y azúcar hace transparentes los tejidos