Llega la creatividad computacional: primer algoritmo que desarrolla videojuegos