El Curiosity estudia por dónde seguir desde lo alto de una duna