La evolución del campo magnético terrestre desconcierta a los científicos