Entradas de: jblanque

Comentarios sobre la actual guerra comercial/tecnológica entre Estados Unidos y China: Sus implicaciones y oportunidades

Analizamos aquí el impacto y posibles problemas (y oportunidades) que genera esta potencial guerra entre la potencia declinante y la potencia ascendente, especialmente a modo de disparador de discusión respecto de qué acciones tomar; y de qué planes de mitigación y alternativos debemos considerar respecto de las tecnologías, productos y servicios que involucran a ambos actores.
Hace ya varios años Estados Unidos viene librando una guerra comercial contra China, acusándola de “robar” tecnología, de precios “demasiado” bajos, y de ataques cibernéticos; por supuesto generalmente sin aportar ninguna prueba concreta, como sucede con sus acusaciones contra otros países. Pero eso no implica, que no haya pasado, especialmente en el pasado, ni que eso no haya sido fomentado directamente por Estados Unidos. Recordemos que el principal responsable del crecimiento de China en los últimos 30 años es Estados Unidos; fomentado por sus políticas de globalización y des-localización de sus propias multinacionales, con el objeto de reducir sus costos de producción, así como con el objetivo de ser el bando “vencedor”, en su “Guerra Fría” contra la ex-Unión Soviética. Es, además, el principal (por lejos) comprador de productos chinos, y uno de los principales vendedores de productos y servicios a China. Entre ambos, son aproximadamente el 40% del PBI mundial. Esta “guerra” es mas que nada producto de líderes occidentales que no evalúan el largo plazo ni planifican, y básicamente se tiran tiros en los pies. Así como China viene promoviendo una política comercial con la filosofía WIN-WIN (Ganar-Ganar), con mas énfasis desde su planificación de la nueva “Ruta de la Seda” u OBOR (One Belt – One Road), parece que las “mentes brillantes” de Washington están promoviendo una política comercial basada en la filosofía Perder-Perder (Lose-Lose).
Ahora la gota que rebalsó el vaso, es el ataque direccionado contra Huawei, una de las principales empresas tecnológicas de China, y que tiene avances tan importantes en lo científico que ya no necesita demasiado de tecnologías “extranjeras”. Por ejemplo, dicho por fundador y presidente, Ren Zhengfei:
Tenemos la mayoría de las patentes esenciales de 5G en el mundo, aproximadamente el 27% del total. Nuestras estaciones base 5G pueden instalarse en donde sea – postes o paredes-. Están hechas de material anticorrosivo. Esto significa que nuestro equipo 5G puede instalarse incluso bajo tierra en los sistemas de drenaje. Es muy apropiada para los mercados europeos. Con nuestras estaciones 5G nuestros clientes en Europa pueden reducir sus costos de ingeniería en 10,000 euros por sitio. Nuestra red 5G cambiará nuestra sociedad para mejor. Los tiempos de espera en la 5G son extremadamente bajos por eso será adoptada rápidamente por la industria para toda clase de propósitos”. (fuente: Ambito)
Cada año se reciben en China 1.5 millones de ingenieros de 5 millones de egresados universitarios, contra un octavo en USA. Las empresas chinas hasta ahora estaban focalizadas en el desarrollo de sus negocios puertas adentro, gigantes como Weibo, Taobao, Tencent, Alibaba, Didi, y la misma Huawei, ahora cerrarán filas entre ellas y comenzarán a atacar otros mercados de forma acelerada, justo donde hasta ahora, las multinacionales tecnológicas estadounidenses estaban muy (demasiado) cómodas.
Las empresas chinas tienen desarrollos muy avanzados que utilizan en el propio país, pero que no han comenzado aún a comercializar en el exterior (o sólo lo han hecho de modo incipiente y experimental), y son competidores potenciales de Google, Amazon, Facebook, Apple, Microsoft, etc., con productos y servicios completamente equivalentes, o mejores (como lo son WeChat o TikTok) y mucho mas baratos o gratuitos. Si estas empresas comienzan a poner el ojo en “salir” a competir por los mercados extranjeros, esto significa no muy buenas noticias para Estados Unidos o para la Unión Europea, en general, ni para sus multinacionales.
El hecho de que Google rápidamente haya tomado la iniciativa de prohibir el uso de Android a Huawei y de sus Apps, luego de la reunión de Trump con el director ejecutivo de Google / Alphabet, Sundar Pichai, y de sus servicios en los futuros smartphones de la marca china, puede producir un problema para los chinos que dure varios meses, pero recordemos que todas esas empresas chinas, con sus Apps, dispuestas a reemplazar a Google, y a todas las Apps occidentales, tienen como base clones de Android propios, basados en la variante open source del sistema operativo (en el caso de Huawei, llamado Hongmen), y están funcionando en este momento en China, en la mayoría de sus smartphones. Hacen el uso del software libre de la misma forma que las principales multinacionales occidentales, que volvieron billonarios a sus dueños y/o creadores, explotando para su beneficio ese recurso inagotable, el software open source, casi siempre sin devolver a la comunidad la plusvalía generada. Recordemos otra frase de Ren Zhengfei sobre este tema:
Nos hemos preparado bien. A principios de este año, predije que algo como esto ocurriría dos años más tarde, y que Estados Unidos no tomaría medidas antes de que la demanda contra nosotros se resolviera en los tribunales. Estábamos bastante seguros de que tomarían medidas contra nosotros independientemente del resultado. Pensamos que tendríamos dos años para hacer los preparativos. Pero cuando Meng Wanzhou fue arrestada, se desató todo. Nos estamos preparando poco a poco. De lo contrario, no habríamos contratado entre 80,000 y 90,000 ingenieros de I + D” (Fuente: Ambito)
Las empresas chinas como Xiaomi o Huawei, usando App Stores propios, han sido bastante tímidas en ofrecer esos avances globalmente, si bien lo hacen China desde hace años, quizás por motivos contractuales, o por alguna gentileza para con Google y los demás. Sin embargo, su desembarco puede ser devastador para las multinacionales estadounidenses; que ahora se verán amenazadas por la aparición de un competidor fuerte de Android, soportado por una espalda “de peso” como la de Huawei (con el gobierno chino detrás) y los gigantes chinos de servicios tecnológicos, esfuerzo que será sentido especialmente en los países del 3er. Mundo (con India y países de Africa como primeros objetivos, y Sudamérica y el resto luego).
Fuente: NextBigFuture
El hecho de que la orden ejecutiva emitida por Trump impida el uso de tecnologías originarias de Estados Unidos por parte de empresas chinas, especialmente a Huawei (y antes a ZTE, bastante mas pequeña y dependiente de componentes externos), seguramente herirá un poco a esas empresas, pero recordemos que el grueso de los ingresos de estas empresas se produce en China, y en cambio, el grueso de los ingresos de las multinacionales tecnológicas estadounidenses se produce en el exterior, incluso una parte muy apreciable de los mismos, se genera en China (hasta un 25 % en el caso de Apple).
Como queda implícito, si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.
Ni hablar de la tecnología 5G de Huawei, que según los estadounidenses está unos 3 años adelantada al resto (y esto es una eternidad en tecnología), y que según los europeos; lo está entre 4 y 6 años.
Puede ser que la disputa comercial-tecnológica se arregle al final con un acuerdo entre las partes, y de hecho ya Trump volvió sobre sus pasos en dos oportunidades, parece que lo pensó mejor y/o sus asesores, y/o las multinacionales occidentales afectadas lo hicieron recapacitar: Primero postergó por 90 días estas medidas, y segundo comentó, como al pasar, que Huawei podría ser parte de un futuro acuerdo comercial China-USA; esta es casi seguro, la solución preferida por China, siempre que no haya pedidos irracionales por parte de USA; ellos siempre han preferido el crecimiento sostenido, la minimización de interferencias y la planificación a largo plazo; sin embargo, estos “palos a lo ciego” que dan desde Washington, no acabarán sin dejar heridos. Especialmente, muestran al mundo entero la histeria de una potencia que ve como día a día como sus avances tecnológicos son sobrepasados por un contendiente ascendente. Y las arbitrariedades en el ámbito comercial, con sus roturas de tratados que llevaron décadas en construirse, y medidas de castigo arbitrarias, y que suelen imponer a decenas de países sin pasar nunca por la ONU, deben alertar al resto de países y organizaciones, sobre la planificación respecto de eventos negativos inesperados que pueden desencadenarse sin previo aviso y el armado de soluciones de contingencia, para el caso de que los estados, o sus organizaciones económicas, dejen de tener acceso repentinamente, a tecnologías o servicios que hace un tiempo se daban como eternos y se hicieron gradualmente parte de procesos críticos en la infraestructura tecnológica de las mismas (en casos como el almacenamiento “en la nube” y el correo electrónico).
Fuente: Nature
China tiene muchas mas herramientas que Estados Unidos para vencer en esto, desde su hegemonía en la extracción (y reservas) de tierras raras (y sin esto no se puede hacer ni un chip), hasta el hecho de que tienen una Internet propia, no afectada por “cosas” que pasen en la Internet general, hasta ser el acreedor principal de la sobre-endeudada potencia declinante, con algo así como 1,5 billones de dólares en “assets” rápidamente vendibles, lo que por si solo, haría trastabillar a la economía estadounidense (así como a la China y a la global).
Estados Unidos es fuertemente dependiente de China en todo lo que sea manufacturado, especialmente en semi-elaborados, insumos tecnológicos y piezas intermedias, y en elementos estratégicos, como vimos, las ya mencionadas “tierras raras”. Y cada vez que impone tarifas sobre productos de ese origen, pasan dos cosas, el público estadounidense paga mas por esos productos, y China puede devaluar su moneda para que el impacto sobre sus compradores sea menor.
Los medios chinos y las redes sociales están viendo este ataque de la administración Trump (y mostrándolo al público chino) como uno sin justificación; y apelan al orgullo nacional, fomentando el boicot a todo lo que sea estadounidense, y de cualquier otro país que lo apoye. Y esto ya está afectando fuertemente a multinacionales estadounidenses como Apple, Ford, etc.
Según la administración estadounidense, este es un tema de “seguridad nacional”, y ponen como excusa que no saben si las tecnologías de Huawei podrían ayudar al gobierno chino a realizar actos de espionaje cibernético. Sin embargo, no han ofrecido hasta ahora ni una sola prueba de esto. Es mas, gracias a Snowden y a Assange / Wikileaks, SIsabemos que corporaciones norteamericanas han sido cómplices durante décadas del espionaje realizado por la NSA (National Security Agency) sobre todos los ciudadanos del planeta (chinos, estadounidenses y otros por igual), incluidos presidentes, diputados y senadores, empresas extranjeras, etc. Entre estos “cómplices” están Microsoft, Amazon, Google, Cisco, AT&T, Yahoo, y otras. Y esto está completamente probado y establecido. Las leyes estadounidenses obligan a sus multinacionales a “cooperar” con las agencias de inteligencia propias en detrimento de otros países y/u otras corporaciones, y existen pruebas del uso comercial de ese espionaje, en el caso Airbus vs. Boeing.
Para los bancos, la industria financiera y para las organizaciones que dependen de tecnologías, productos y servicios de estas potencias en Argentina, y generalizando, de los países que no participan de esta reyerta, puede haber oportunidades a corto y mediano plazo, y ciertamente hay amenazas.
Por ejemplo, es posible que se retrase el asentamiento de multinacionales tecnológicas y de sus productos y servicios, especialmente en lo que respecta a sistemas de pago por internet, electrónico, blockchain, etc. Lo que puede ser un buen nicho para llenar con soluciones autóctonas. Por otra parte, empresas de pago digital verán sus negocios mas compartimentalizados, deberán abordar el negocio, con principios mas cercanos al esquema de país por país.
Aquellas empresas que utilicen software, y especialmente servicios digitales “en la nube” deben repensar su estrategia y planes de contingencia, ya que Estados Unidos, con unas políticas comerciales cada vez mas arbitrarias y disruptivas del orden económico internacional, hacen que en cualquier momento, cualquier organización o país pueda ser “castigado” con el impedimento de acceso a software, parches, servicios, etc. Y esto es mas crítico en lo que se refiere a servicios “en la nube”, “en línea” o en Internet, que pueden ser “cortados” en cualquier momento, implicando una disrupción en los negocios de proporciones difíciles de calcular, y en ese caso, de un momento a otro, sin previo aviso.
El uso de software de las partes involucradas, si bien es problemático, ya que puede implicar desde falta de acceso a parches y nuevas versiones, o back-doors, o vulnerabilidades plantadas a los efectos de interrumpir su uso (i.e.: bombas lógicas), estos paquetes de programas pueden seguir siendo usados on-premises, es decir, en computadoras propias, detrás de firewalls, sin necesidad de dejar de usarlos de manera inmediata, proveyendo una ventana para pensar en alternativas y/o reemplazos, e implementarlos.
Es por esto que es poco recomendable la migración masiva (y por supuesto extremadamente costosa) que las empresas en general están haciendo hacia “la nube”, sólo por subirse a una moda que no resiste un análisis de costos profundo, y por supuesto menos un análisis estratégico comparativo cuando se toman en consideración los planes de negocios de las organizaciones, y la complicada situación económico-estratégica mundial.
Nuestra recomendación, como generalmente hacemos, es ir hacia una infraestructura tecnológica basada fundamentalmente en software libre, open source, salvo las excepciones lógicas, de sistemas de información específicos que sean difíciles de reemplazar, y donde nadie pueda restringir el uso, que estén residiendo apropiadamente protegidos, basados on-premises (en datacenter propios), donde la conectividad con clientes y “la nube” sea garantizada “on-site” a través de vínculos locales adecuadamente protegidos, ya que en estos casos es mucho mas difícil que se produzcan interferencias por parte de entes externos, aún aquellos tan poderosos como las multinacionales tecnológicas, ya sean de China o de Estados Unidos, o los propios países, por grandes que sean.
Javier Blanque © 2019
Referencias:
Bloomberg: How This Trade War Will Remake the World
https://www.bloomberg.com/opinion/articles/2019-05-23/u-s-china-trade-war-will-remake-the-world
9To5Google: Huawei trade ban could hurt Google as well as Apple
https://9to5google.com/2019/05/24/huawei-trade-ban/
Sputnik News: Who is Trump REALLY Punishing by Blacklisting Huawei?
https://sputniknews.com/analysis/201905221075198637-us-trump-huawei-blacklist/
Engadget: Huawei may debut its Android alternative as soon as this fall
https://www.engadget.com/2019/05/21/huawei-operating-system-available-fall/
Ambito: Tras el bloqueo a Huawei, China medita sus represalias y tiembla Apple
https://www.ambito.com/tras-el-bloqueo-huawei-china-medita-sus-represalias-y-tiembla-apple-n5032757
Iprofesional: Google vs. Huawei: “China no negocia con una pistola apuntándole a la cabeza”
https://www.iprofesional.com/tecnologia/292561-Google-vs-Huawei-China-no-negocia-con-una-pistola-apuntandole-a-la-cabeza
AIP: Rapid Rise of China’s STEM Workforce Charted by National Science Board Report
https://www.aip.org/fyi/2018/rapid-rise-china%E2%80%99s-stem-workforce-charted-national-science-board-report
NextBigFuture: Future Tech dominance – China outnumber USA STEM Grads 8 to 1 and by 2030 15 to 1
https://www.nextbigfuture.com/2017/08/future-tech-dominance-china-outnumber-usa-stem-grads-8-to-1-and-by-2030-15-to-1.html
Nature: China declared world’s largest producer of scientific articles
https://www.nature.com/articles/d41586-018-00927-4
South China Morning Post: Huawei’s chip unit says it prepared years ago for doomsday scenario of US tech ban
AsiaTimes: Trump ignores macro cracks as trade tensions flare
https://www.asiatimes.com/2019/05/article/trump-ignores-macro-cracks-as-trade-tensions-flare/
AsiaTimes: Expert says Huawei can switch from Android in six months
https://www.asiatimes.com/2019/05/article/expert-says-huawei-can-switch-from-android-in-six-months/
One Belt One Road
https://en.wikipedia.org/wiki/Belt_and_Road_Initiative